Apoya la cultura y #dilesno

i-love-que-me-paguen

Distinguiendo entre el síntoma y la enfermedad

La avaricia sostenida de gobiernos y empresas está conduciendo a la fulminante destrucción del tejido cultural español. Los cierres de programas e instalaciones culturales sumados al recorte de recursos, se suceden en cadena por todo lo largo y ancho de nuestro territorio. Por si fuera poco, los responsables de la gestión pública de la cultura buscan la justificación de sus apresuradas decisiones en la crisis económica (como si la cultura no fuera una prioridad precisamente en tiempos de crisis)

Un análisis en perspectiva llevaría a la conclusión de que la actual crisis tiene su origen en la falta de impacto de la cultura en la sociedad. Sí, a menos cultura, más crisis; surgida precisamente porque los intereses de crecimiento económico se han planteado en confrontación a nuestro crecimiento como seres humanos. De esto hemos sido responsables todos, aunque cierto es que no en la misma medida.

El papel secundario de la cultura en la actual sociedad de mercado está forjando una legión de ciudadanos abonados al pensamiento único y concentrados en lo utilitario a corto plazo. Este restringido escenario está resultando extremadamente provechoso para quienes controlan el sistema en beneficio propio.

Sumándome a los argumentos de Martha Nussbaum (1), opino que la cultura atemoriza a los partidarios de la educación utilitaria para el crecimiento económico, pues promueve “…la comprensión crítica y reflexiva, que no puede pasar por alto las desigualdades y las diferencias, fenómenos que chocan frontalmente con la tendencia homogeneizadora del mercado”

Parece indudable que los ciudadanos con cultura –es decir, con pensamiento crítico, fundamentado e independiente– podrían cuestionar los sistemas establecidos y ocasionar la subsiguiente pérdida de control de quienes los gestionan. Es lógico pues que el mercado –ese gran protagonista de la gestión política de los últimos tiempos– sea parte muy interesada en minimizar el impacto de la cultura.

El mercado ha diseñado sofisticados sistemas que restan a la cultura una adecuada valoración social y fuerza ejecutiva, a la vez que le hacen dependiente de un sistema económico de supervivencia controlado por el mercado mismo. Desde este punto de vista resulta preocupante la posible desaparición de las políticas culturales públicas en favor de un sistema único de mecenazgo cultural privado. Apoyando esta idea, Donald Sassoon –profesor de Historia europea comparada de la Universidad de Londres– insistía no hace mucho en que a la cultura que no sea popular “le va a costar mucho encontrar patrocinios” con un mecenazgo privado exclusivamente.

La situación actual es que la producción cultural independiente de los intereses económicos empresariales está seriamente amenazada. Pero ante estas circunstancias, ¿qué está haciendo el sector cultural?, ¿cómo están reaccionando sus profesionales? El sector de la cultura en España, fiel a su tradicional ensimismamiento, parece ocupado en verter lágrimas por el mendrugo de pan perdido mientras cae en profundas y lamentables contradicciones.

La tira de Joaquín Secall. ¿A ti te han pagao? ¿A mí tampoco?, 2012

Entre todos la mataron y ella sola se murió

“Medio pan y un libro”, son las famosas palabras que Federico García Lorca pronunció en septiembre de 1931 en el discurso de inauguración de la biblioteca de Fuentevaqueros, Granada:

(…) No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social. (…)

Pese a la grandeza argumental de las palabras de Lorca y su rabiosa vigencia, reivindicar “medio pan y un libro” ha llevado al sector de la Cultura a una miseria estructural consentida, pues mientras ha renunciado a “medio pan”, es finalmente la cultura quien ha de trabajar en escribir el libro.

En algún momento de la historia el sector de la cultura ha aceptado la idea de que su actividad profesional ha de estar indisociablemente unida al de la subvención y la precariedad laboral. Un ejemplo de ello es que la frase “por amor al arte” se ha convertido en el lamentable sinónimo de “gratuidad vocacional consentida”. Sin embargo, “el amor al arte” no debería implicar la precariedad laboral de todo un sector.

La cultura no debe ser entendida como un adorno, sino como una actividad necesaria para la sociedad que implica necesariamente el trabajo de profesionales y que como tales han de ser remunerados. Quienes solicitan trabajos culturales gratis fomentan la precariedad del sector, pero también lo hacen quienes los aceptan. ¿Cuántos concursos sin premio, artículos sin pagar y jornadas hechas a base de “conocidos” que no cobran se promocionan hoy en día? La solución a esta precariedad depende de un sistema que es responsabilidad de todos. Por eso, desde aquí, apelo a los profesionales de la cultura a que realicemos una reflexión colectiva, con perspectiva, sobre cómo estamos “funcionando”.

#dilesno

Las consecuencias de trabajar gratis para “tener visibilidad” y/o “hacer currículo” ya comienzan a ser parte estructural del sector de la cultura. Mientras, son pocos los que en el colectivo de profesionales prefieren restarse oportunidades de proyección antes que alimentar a un sistema que perjudica a todos de forma colectiva.

James Victore. Just say no

James Victore. Just say no, 1999

Trabajar gratis es una forma de especulación individual, pues en su objetivo final reside la intención de conseguir ventaja competitiva en un entorno profesional que por ser tal, debería ser remunerado. Significa, en resumen, romper la baraja. Sin embargo, muchos continúan con esta práctica mientras miran para otro lado justificándose en “sus” necesidades individuales que por cierto, nunca se cubrirán con un sistema precario como el que fomentan.

El mayor perjuicio que ocasiona este tipo de prácticas es, sin duda, para los más jóvenes. Trabajar gratis perjudica gravemente las oportunidades futuras de muchos profesionales jóvenes que quieren progresar y legítimamente llegar a vivir de la cultura. Sin embargo, resulta paradójico y triste ver cómo muchos de ellos se entregan a esta precariedad como fórmula para competir, mientras que por otra parte se lamentan de su actual falta de oportunidades profesionales. Esto es lo que generaciones anteriores les hemos dejado como modelo de gestión cultural: los trabajadores gratuitos que desde hace demasiados años han venido adoptando la forma de “en prácticas” y/o “becarios”.

Mi opinión no pretende juzgar a nadie y se expresa desde el respeto a las elecciones individuales de cada persona, pero intenta poner de relieve el impacto social y profesional de las decisiones que cada uno libremente tomamos. Trabajar gratis es una práctica tóxica para el sector y por eso quiero evitar que se difunda. Sin la retribución a los profesionales, el sistema no funcionará nunca.

Desde aquí apelo a la solidaridad entre profesionales y te animo a que digas no a la gratuidad o a los honorarios ridículos por tu trabajo. Confío en que aprecies el valor de esta postura para que generaciones presentes y futuras de profesionales puedan tener su propio espacio de desarrollo. Por eso, prueba una experiencia revitalizadora y ¡#dilesno!, porque el verdadero amor al arte es la práctica de estrategias y acciones que lo hagan sostenible. No te olvides: la próxima vez que te lo ofrezcan, #dilesno.

Si quieres más información sobre esta iniciativa, puedes escuchar el debate generado por #dilesno en el que participé en el programa de Radio Círculo Miradas Invisibles, celebrado el 5 de marzo de 2012 y disponible en este reproductor:
Ir a descargar

(1) Martha Nussbaum es una de las pensadoras más destacadas en el ámbito de la filosofía y las ciencias sociales. Sus trabajos se han centrado especialmente en la filosofía antigua, la filosofía política, y la ética y el derecho, sin olvidar el estudio de las emociones. Actualmente, es profesora en la Facultad de Derecho y Teología de la Universidad de Chicago. Entre sus obras más recientes traducidas al castellano figuran Paisajes del pensamiento: la inteligencia de las emociones (Paidós, 2008), India. Democracia y violencia religiosa (Paidós, 2009) y Libertad de conciencia. Contra los fanatismos (Tusquets, 2009). Fuente: CCCB.

About these ads

16 Comments on “Apoya la cultura y #dilesno”

  1. Rafa Varo says:

    Simplemente, maravilloso.
    Gracias por poner en negro sobre blanco lo que muchos hemos pensado durante años!!!

  2. Baby Wild says:

    puufff… el asunto es complicado… y entiendo lo que dice y no entiendo lo que dice. Llega un momento que no se sabe quiénes son los “culpables” de que esto pase. Se queja de los que estamos empezando por trabajar gratis para promocionarnos; dice así:- Las consecuencias de trabajar gratis para “tener visibilidad” y/o “hacer currículo” ya comienzan a ser parte estructural del sector de la cultura. Mientras, son pocos los que en el colectivo de profesionales prefieren restarse oportunidades de proyección antes que alimentar a un sistema que perjudica a todos de forma colectiva-. Llega a quejarse de la gente que malvende sus obras y supongo que NO SE ACUERDA de que CASI TODOS LOS ARTISTAS malvendieron sus trabajos al principio; entre ellos hay nombres célebres como Dalí o Guagin y GRACIAS A ESO, se empezaron a dar a conocer y el mundo del arte PROFESIONAL comenzó a interesarse por ellos. Ojala todos pudiéramos entrar al mundo del arte por la puerta grande con una exposición estupenda en una galería prestigiosa; pero es que DE ENTRADA, para que te dejen exponer en un sitio así, SON LOS PROPIOS PROFESIONALES los que TE PIDEN DINERO PARA ALQUILARTE SU ESPACIO y además quieren ¡¡el 50%!! de lo que ganes por cuadro. También me quiero acordar de todos esos músicos que han encontrado una oportunidad gracias a hacer música “por amor al arte” (término del que ella se queja) promocionándose GRATUITAMENTE por Internet. No tengo nada contra la gente que trabaja gratis al principio igual que no tengo nada contra quienes no lo hacen desde el principio, porque el objetivo y el deseo final de unos y otros es llegar AL MISMO SITIO POR CAMINOS DIFERENTES.

    • Baby Wild, mi texto realmente apela a la conciencia colectiva de los profesionales hacia el sector que entre todos podemos manterner, o destruir según sean nuestras prácticas.

  3. [...] Gonzalo escribe en su blog este recomendable artículo Apoya la cultura y #dilesno sobre el papel secundario de la cultura en la actual sociedad de mercado. Crítica además de la [...]

  4. Es un tema complicado , para empezar todos los másters y todos los que trabajamos o hacemos prácticas gratis deberíamos ponernos de acuerdo y decir: -no, mi trabajo y mi esfuerzo vale dinero. Lamentablemente lo que menos abundan son trabajos remunerados en arte o cultura y si quieres no desvincularte de este mundo y ponerte a currar de camarera tienes que aceptar uno de esos trabajos. Creo que son las empresas e instituciones las que deberían no aceptar empleados no remunerados (aunque suene a chiste) y menos cuando son personas preparadas y cualificadas, gente con más de una titulación y experiencia en el sector.

  5. Pepe says:

    Espero que hayas cobrado por este texto :)

    • Pepe, ¿cuánto pagarías por esta creación?

      • Pepe says:

        Entiendo que va incluida en el adsl. Si tuviera que pagar un extra para acceder a los contenidos de este blog, no lo haría :))
        Sólo aquellos creadores que ya tiene un estatus y cierto colchón económico pueden permitirse el #dilesno, por lo que propugnarlo me parece insolidario con aquellos que empiezan y que para competir bajan precio. Es, o mí me lo parece, muy contradictorio que comiences identificando al mercado como uno de los males y que acabes planteándole batalla precisamente en su terreno, el de la competitividad laboral. Sin salirse de esos márgenes el mercado siempre gana.

  6. Pilar Gonzalo nos aporta una visión sobre el papel de los profesionales de la cultura que nos deberías hacer reflexionar tanto a los que trabajamos en la cultura como a los que, en principio, deberían ser sus usuarios y disfrutarla…

    Quizá a muchos les extrañe su discurso sobre la idoneidad de considerar el trabajo artístico y/o cultural en su justo precio, cuando más de un comentario apela a los principios “miserables” de celébres artistas… Aunque si analizamos el origen, podremos observar que el desconocimiento de un artista (Picasso, Dalí, Van Goh…) no es pertinente conectarlo con el intento de rebajar su valor cuando es la propia institución, empresa… que “contrata” un determinado proyecto o trabajo.. o “acoge” las obras de un determinado artista por la publicidad que estos le reportaran…

    Pensemos, nadie publicita algo que no crea que le reporta beneficios (sea en forma de obras, artículos de crítica y ensayo, proyectos…)… y esto, precisamente, es lo que hacen otros sectores, por ejemplo, el deportivo, los clubes contratan tanto por su propia categoría como por las prestaciones a deportistas que les ayudaran a cumplir sus objetivos y lo que está muy claro. es que a mayor categoría del club deportivo, las contraprestaciones iran en aumento.

    Pero cuando, exportamos este símil al mundo cultural, es cuando apreciamos que somos la “excepción a la regla”, grandes instituciones culturales que propician la externalización de los servicios de Educación y Didáctica (y hacen la vista gorda con las retribuciones cercanas al salario mínimo interprofesional o, tal como apuntaba Cristina Ortiz, que a los estudiantes de master en gestión de patrimonio o cultural tienen como punto fuerte un “prácticum” (prácticas con formación en una institución cultural con tutor de formación) se conviertan en unas prácticas sin retribución y sin formación…

    En definitiva, lo que nos aporta Pilar Gonzalo debería ser hacernos reflexionar sobre nuestro papel en la definición de futuro entre un sector cultural de segunda división (o de regional, siguiendo símiles deportivos fulbolísticos) o un sector cultural donde se prime la creatividad, la innovación, la consideración meritocrática y la interacción entre todos los actores, incluyendo el de la ciudanía…

  7. MAC says:

    No puedo estar más de acuerdo, Pilar. Trabajar gratis es una solución cortoplacista a un problema personal.

    Si se trabaja gratis, se apoya la idea que no es necesario la inversión económica en arte y si en la actual coyuntura de crisis económica eso puede ser una buena noticia, tiene nefastas consecuencias para los buenos tiempos que (espero) han de venir,

    Los jóvenes artistas o profesionales del mercado del arte crecen en un ambiente en el que trabajar gratis o casi gratis es habitual, pero habitual en este caso no sinónimo de normal y/o correcto, deberían escandalizarse más. Estos son víctimas del actual modo de operar y no culpables. Hay que animarles a que no acepten las cosas como inevitables y exploren las oportunidades que se les brindan.

    Estamos en un momento de crisis económica y de revolución tecnológica que implica un cambio en los modos de comunicarse y por tanto de generar comunidades/sociedades. La generación que afronta este momento de cambio es la que más sufre. .

    Aceptar las reglas del juego o tratar de cambiarlas utilizando los medios que internet y las nuevas formas de comunicación nos ofrece, obliga a plantearse, qué podemos hacer por cambiar las prácticas del sector y cuánto sacrificio nos cuesta.

    Pienso que si hay que sufrir al menos todavía hay elección. Nosotros decidimos si nos resignamos al actual modo de hacer las cosas (contribuyendo al ahorro de costes de las instituciones culturales) o invertimos todo ese esfuerzo y capacidad de sacrificio en:

    Saber como queremos que sean las cosas
    Tratar que la realidad se acerque a nuestra idea

    Desde el ámbito de la educación, debería señalarse la capacidad de los artistas y profesionales del arte de definir el sector en el que se mueven.

    Desde el mercado (galerías, coleccionistas) deberían decir si consideran justo y necesario pagar a los profesionales que necesitan para desarrollar su actividad.

    La comunidad interesada en arte debería usar las nuevas tecnologías para expresar sus propias ideas sobre el arte o cultura en sentido amplio. Tratar de no limitarse a comentar le tema del día. Cuando la conversación trascurre por el camino de nuestro propio criterio surgen las ideas, las iniciativas y los proyectos que ofrecen salidas a los que quieren vivir del arte.

  8. Andrea says:

    Acabo de leer los comentarios y creo que se están confundiendo cosas. No es lo mismo que una persona formada, con experiencia y una carrera profesional siga teniendo que trabajar por 0€ a cambio de tener la “oportunidad” de hacer un trabajo que le satisface, a una persona que está terminando sus estudios o que acaba de entrar en el mercado laboral y quizás tenga que hacer varios esfuerzos antes de tener una remuneración aceptable por su trabajo.
    Yo también he sido estudiante en prácticas y becaria. Esas épocas me dieron la oportunidad de poder aprender en el terreno real sin tener miedo a meter la pata, ya que mi responsabilidad era menor al no cobrar por lo que hacía. Y sí, hoy en día también hago trabajos que no son remunerados, pero siempre y cuando estén dirigidos a instituciones u organismos que tampoco sacan beneficios de sus actividades.
    Si intento imaginarme un mundo en el que yo no cobrara un sueldo por el trabajo que realizo…me tendría que dedicar a otra cosa..imagino. Me gusta mi trabajo, bueno, siempre se puede mejorar…pero me parece más satisfactorio que ser abogada, jugadora de fútbol o agente de seguros. Y me vuelvo a preguntar, ¿Qué habría sido de mí si no pagaran por este trabajo? ¿Quién lo realizaría gratis sabiendo que nunca jamás cobraría decentemente por ello? Porque ojo, una cosa es hacer esfuerzos por un futuro mejor y otro hacer esfuerzos sabiendo que mañana será otro esfuerzo al que seguirá otro mayor… ¿cuánto tiempo se puede aguantar así? Al final va a resultar que las personas que nos dedicamos a la cultura y el arte tenemos el mismo espíritu y fuerza que los primeros misioneros..ah no, perdonad, que ellos tenían la recompensa de la evangelización de los pecadores. ¿Quizás nuestra única recompensa debería ser la pervivencia de la cultura en la sociedad? ¿Alguien nos podría pagar entonces las dietas? Por comer y dormir digo..
    Yo, de momento, tengo un puesto de trabajo por el que me pagan (no digo bien, pero me pagan) pero cuando veo a todos los jóvenes que pasan por aquí para hacer unas prácticas, me pregunto, dónde podrán conseguir trabajo. ¿Sabrán cómo están las cosas en el mercado laboral de la cultura? Yo les animo a desarrollar iniciativas propias…y luego me pregunto: ¿Tendría yo las narices de hacer lo que les digo que tienen que hacer?
    La cultura es necesaria y merece su lugar en la sociedad al igual que la sanidad y la justicia, eso nadie lo puede discutir. Y es verdad que también que tanto a los abogados como a los médicos cada día se les paga peor! Pero nunca se les pide trabajar gratis, no existe ese desprecio por su trabajo. Y los abogados y médicos, a medida que adquieren experiencia, su remuneración mejora. Existe trabajo en la cultura (debería existir más), pero lo que está claro es que, si no reaccionamos, y dejamos todo en manos de una nueva ley de mecenazgo no saldremos del hoyo en el que estamos.

  9. [...] dejo el link al post anterior citado: #dilesno por Pilar Gonzalo By maria on April 21, 2012 in Blog Leave a Comment Cancel [...]

  10. [...] por supuesto, siempre nos queda el  #dilesno (Gracias Pilar [...]

  11. [...] Os dejo el link al post anterior citado: #dilesno por Pilar Gonzalo [...]


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 82 other followers