La escondida falacia de la cultura 2.0

La cultura –especialmente en tiempos de crisis– tiene un papel en la sociedad, tan difícil como necesario. Los retos son muchos e importantes y vienen dados, precisamente, por el hecho de que su necesaria función social no está siendo comprendida en la medida que debiera.

El mantra de la actual escasez (sic) de recursos económicos con los que cubrir las necesidades fisiológicas señaladas en la base de la pirámide de Maslow, se ha repetido hasta el punto de haber convencido a muchos ciudadanos de que la cultura es un lujo. No obstante, es crítico subrayar, que lo que sirve para mantener con vida a las personas no sustituye a lo que las hace humanas.

Esto bien lo saben quienes trabajan en la acción humanitaria en emergencias y catástrofes. Los paliativos urgentes en alimentación y atención sanitaria deben ser continuados con acciones estructurales que proporcionen estabilidad y autonomía a las comunidades en las que se actúa. Pero el darwinismo económico que promueve los mercados está llevando al mundo occidental a un canibalismo social de guante blanco, progresivamente más nocivo e insolente.

Así pues, esta contemporánea “evolución de las especies” parece reducirse cada vez más a estar vivos solamente (aunque con beneficios económicos a corto plazo), en lugar de a ser mejores humanos, tal como señala Nuccio Ordine en La utilidad de lo inútil: “Si escuchamos únicamente el mortífero canto de sirenas que nos impele a perseguir el beneficio, solo seremos capaces de producir una colectividad enferma y sin memoria que, extraviada, acabará por perder el sentido de sí misma y de la vida. Y en ese momento, cuando la desertificación del espíritu nos haya ya agostado, será en verdad difícil imaginar que el ignorante homo sapiens pueda desempeñar todavía un papel en la tarea de hacer más humana la humanidad”.

En los últimos tiempos aumenta el número de autores que subrayan los peligros de la pérdida de protagonismo de la cultura en la sociedad, así como los riesgos de una educación utilitaria diseñada al dictado de los intereses de los mercados. Martha Nussbaum (Sin ánimo de lucro. ¿Por qué la democracia necesita de las humanidades?) se suma a la tesis de Ordine proporcionando sobrados argumentos que avalan la necesidad de promover y favorecer la cultura, especialmente en épocas de crisis. Es más, se puede incluso concluir que la actual crisis ha venido dada por la mencionada falta de conciencia sobre la necesidad estructural de la cultura en la sociedad.

Contribuir a fortalecer las bases de la cultura es una labor especializada que exige un compromiso profundo, puesto que una de las mayores dificultades que ha de afrontar la cultura emana del hecho de que sus resultados no se miden a corto plazo. Por eso, ante el sistema cortoplacista propugnado por la economía de mercado que actualmente impera en la medición de resultados, el éxito de la cultura resulta invisible a ojos de los ciudadanos. Así pues, el actual reto para la cultura es cómo evidenciar su necesario papel en la sociedad.

¿Cultura de medición?

En la cultura, al igual que en la Teoría de la Relatividad, la línea recta no es necesariamente el camino más corto. Hacer visible el papel de la cultura en la sociedad es un desafío que algunos intentan resolver siguiendo torpes estrategias cuantitativas. Sin embargo, aumentar el número de impactos de lo cultural no asegura que la cultura y sus contenidos sean comprendidos y valorados.

Otra cuestión es que, efectivamente, la ingente cantidad y alcance de impactos informativos pertenecientes a cualquier otro ámbito de la sociedad esté eclipsando de manera sustancial la acción de la cultura. Quienes lo duden, no tienen más que pensar en el alcance mediático de un acto político o deportivo frente a uno cultural.

¿Por qué sucede esto si la cultura es –como se defiende– un ámbito imprescindible de la sociedad? Porque la cultura se apoya en la argumentación, lo cual requiere una cantidad de tiempo importante y en la mayor parte de los casos, indeterminada; además de atención de calidad. Ambos requisitos –tiempo y atención– son dos de los bienes más escasos en la sociedad occidental contemporánea. Por eso, trabajar en los aspectos cualitativos de la cultura es, además de su vía natural y por tanto más acertada, una tarea comprometida en tiempo y dedicación, para la que hay que estar capacitado y a la que no está dispuesto cualquiera.

Dadas estas circunstancias, la tentación de allanar el terreno sirviéndose del impacto rápido y masivo que actualmente proporcionan las redes sociales es mucha.

Lamentablemente, la difusión de los eventos culturales está sustituyendo en su vorágine a la difusión de la cultura, que es una cosa bien distinta. A pesar de todo, las redes sociales y los entornos 2.0 en general sí pueden ser importantes aliados para esta. Lo importante es servirse de ellos en función de lo que la cultura necesita y no al revés, como viene siendo habitual.

Los recientes intentos de definir un nuevo tipo de cultura en base a los nuevos entornos 2.0 incurren en una importante falacia: que la cultura es 2.0 si esta sucede en Internet; cuando en realidad, la naturaleza de la cultura es eminentemente 2.0 ya que esta es social, colectiva y colaborativa; con independencia de Internet y las redes sociales. Por eso, tan engañoso es tratar de encontrar una red social que sea más propicia que otras para la cultura, como esperar que una cámara de fotos “haga” buenas fotos.

Tanto las fotos como las redes las hacen los usuarios. Por tanto, una buena red cultural es la que cuenta con una comunidad diversa, activa y educada que –si ocurre en Internet– tendrá más posibilidades para aprovechar sus recursos y ser mejor. Y, ¿cómo se crea una buena red cultural en Internet? Con conocimiento, tiempo y dedicación.

Portales de conocimiento para la cultura en red.

Frente al mero acceso a la información –hoy en día al alcance de cualquiera con solo un click– el artículo Expertos para la gestión del conocimiento en Internet subrayaba la oportunidad de los profesionales y organizaciones que trabajan con contenidos de interés general (como lo es la cultura) para crear conocimiento diferencial, solo posible mediante la selección, el contraste y la capacidad para establecer relaciones.

Así pues, las organizaciones que seleccionan, custodian, ordenan, investigan y difunden contenidos de interés general han de tomar conciencia de su papel como servicio público ante los retos de la sociedad del conocimiento. Han de asumir el protagonismo y la iniciativa que les corresponde como articuladores de los sistemas de conocimiento porque lo que finalmente interesa no es ya la información en sí misma, sino el conocimiento que se puede extraer de ella.

Ahora el reto y la responsabilidad en la gestión del conocimiento para expertos y organizaciones es saber incorporar a sus discursos especializados relaciones relevantes y complementarias de contexto –como lo son los contenidos generados por los usuarios de Internet–, además de crear estructuras de conocimiento estables y sostenibles que articulen los diversos metarrelatos o microhistorias que complementan los megadiscursos tradicionales.

Así pues, no es de extrañar que precisamente sea una universidad pública, la Universitat de Barcelona a través de su Programa de Gestiò Cultural, la impulsora del Portal Iberoamericano de Gestión Cultural.

Este portal se inició en el año 2000 y es probablemente el mejor entorno online en español para los profesionales que gestionan la cultura. Su objetivo principal es “contribuir a la construcción y desarrollo del espacio cultural iberoamericano, al incluir y potenciar iniciativas procedentes tanto de la Península Ibérica como de América Latina u otros países”.

¿Cómo cumple con tan ambicioso objetivo? El Portal Iberoamericano de Gestión Cultural aprovecha las ventajas de las herramientas 2.0 para recopilar y facilitar de manera gratuita recursos digitales relacionados con la gestión y las políticas culturales. Pero lo importante no es esto, sino la manera en la que lo hace: Liderando iniciativas en red especializadas y que crean puentes entre sí e identificando y relacionando las ya existentes. Ello ha requerido un trabajo previo de identificación, selección, descripción y registro de información; siendo todas ellas tareas que si como en este caso están hechas por especialistas, proporcionan relevancia, interés y eficacia a los portales en Internet.

El Portal Iberoamericano de Gestión Cultural es el vivo ejemplo de que la cultura tiene su ámbito natural en las redes de conocimiento, que encuentran en Internet un poderoso aliado. Sin embargo, lo que importa es la tarea estratégica, especializada y sostenida de los profesionales que hay detrás de los contenidos; por lo que resulta irrelevante si, por ejemplo, se utilizan redes sociales tipo Facebook o no.

Muestra de ello son la Agenda de eventos, la sección de Noticias y la de Convocatorias de ayudas, subvenciones, becas, call for papers y otros; todas ellas bastante tradicionales como concepto pero cuya excelente usabilidad conlleva un importante trabajo previo de catalogación de contenidos y diseño de funcionalidades web.

En la sección Aula abierta de este portal –de excelente calidad y abundancia de contenidos– destacan particularmente dos iniciativas en red. La primera de ellas es CulturalBox, una videoteca online en cuatro idiomas (catalán, español, inglés y francés) especializada en “la reflexión sobre gestión y políticas culturales“. Su herramienta de búsqueda avanzada permite buscar entre sus más de mil referencias registradas por sector cultura, área de gestión o por idioma.

También es especialmente interesante la sección dedicada a la participación de los usuarios. En lugar de por una red social estándar como suele ser la práctica habitual, se ha optado por diseñar un formulario con campos relevantes y muy prácticos para el filtrado y la posterior clasificación y difusión de la información que se comparte. Esta es una inteligente forma de aprovechar al máximo el conocimiento que los usuarios puedan compartir y una de las grandes carencias de la participación en redes sociales genéricas: el ulterior tratamiento de la información que en ellas se comparte.

Blogosfera Cultural es la otra iniciativa a destacar inscrita en Aula abierta. Este proyecto “recopila y presenta los blogs creados por la dinámica comunidad de profesionales de la gestión y las políticas culturales de Iberoamérica”. Mediante un sistema automático de alimentación de información proporcionado por los rss de cada blog, la Blogosfera Cultural muestra una selección de artículos relevantes a los interesados en la gestión y las políticas culturales que, además, en un buscador avanzado pueden ser filtrados por palabra clave, ubicación, áreas de gestión, orientación y sector cultural.

Completa el portal una sección dedicada a profesionales, que identifica y cataloga a organizaciones, profesionales y recursos de la cultura en toda Iberoamérica y que, como el resto de secciones del portal, muestra un pertinente uso de la tecnología digital para crear herramientas y funcionalidades extremadamente usables y relevantes.

Finalmente, el portal también se interrelaciona con otros proyectos especializados: Coopera Cultura, una plataforma que reúne “información, documentación, asesoramiento, normativas y experiencias de cooperación cultural a escala iberoamericana para mejorar cuantitativa y cualitativamente la calidad e impacto de los proyectos de cooperación, desarrollar experiencias y crear sinergias”; Arqueotur, que recopila “la oferta cultural, educativa y turística asociada al patrimonio arqueológico que se encuentra disponible para la visita pública”; y Rutas Culturales Iberoamericanas, que ofrece “una recopilación de itinerarios, destinos y rutas culturales iberoamericanas realizado por Ibertur, la Red Profesional de Patrimonio, Turismo y Desarrollo Sostenible”.

Google pierde interés como herramienta cuando, como en el caso del Portal Iberoamericano de Gestión Cultural, la dimensión online de un proyecto cultural se plantea de forma colaborativa, con una selección de contenidos exhaustiva, relevante y descrita, además de una usabilidad orientada a los usuarios específicos.

Cuando hay espacios online con contenidos tan interesantes y bien estructurados, los usuarios no necesitan perderse en el maremagno de la lucha por la visibilidad en Internet. Gracias a las organizaciones de expertos que hacen su trabajo de gestión del conocimiento, la cultura se fortalece para seguir siendo un bien social cuyo ecosistema es la red.

Publicado originalmente en Compromiso Empresarial, marzo-abril, 2014


Home ¿Sweet? Home. Claves para crear una buena página de inicio


El impresionante impacto alcanzado en los últimos años por los entornos 2.0 ha relegado a un segundo plano el interés por los aspectos comunicativos más tradicionales de Internet, conocidos ya como “Internet 1.0″. De este modo, las páginas webs han dejado de ser un tema recurrente en los foros profesionales sobre comunicación online para ceder el protagonismo a las redes sociales y a las aplicaciones móviles.

Este fenómeno ya se vaticinaba en 1997, cuando la emblemática revista Wired publicó el artículo Push! Kiss your browser goodbye: The radical future of media beyond the web. Sus autores, Kevin Kelly y Gary Wolf, cuestionaban en él la vigencia futura de las ya tradicionales páginas webs.

Sin embargo, y pese a las muchas voces que han anunciado la obsolescencia de las páginas webs, estas son hoy más que nunca profundamente necesarias. En el entorno de conversaciones efímeras, discursos fragmentados y veloces interacciones con el que Internet muestra su cara más actual; reflexionar, filtrar información y reordenar ideas se ha vuelto un imperativo para poder asimilar la experiencia contemporánea de la comunicación online.

No en vano aplicaciones como Storify, Storyful y otras muchas similares tratan de, bajo significativos eslóganes como “Don’t get lost in the noise”, dar respuesta a la ansiedad que produce la coexistencia de conversaciones entrecruzadas en las redes.

Este tipo de plataformas nacen para filtrar y recopilar el intercambio de información en torno a una única idea o evento. Para ello proporcionan un discurso articulado en forma de desarrollo temporal que sirve de guía a quien lo lee y que elimina la simultaneidad y el solapamiento de comunicaciones. Dichas aplicaciones son, en definitiva, la muestra palpable de que es necesario reconstruir relatos coherentes, manejables y definidos frente al “ruido” informe existente en las redes sociales. ¿Y no es esa quizás la función de las páginas webs?


Construyendo faros para el océano del conocimiento en red

Tal como defendía el artículo “Organizaciones y expertos para la gestión del conocimiento en Internet”, en la actual sociedad de la información los datos son abundantes y relativamente accesibles. Sin embargo, solo es posible conseguir un conocimiento diferencial mediante la selección, el contraste y la capacidad para establecer relaciones a partir de la información disponible.

Por eso y ante esta situación de tremenda sobredosis informativa, tanto los profesionales expertos como las organizaciones que trabajan con contenidos de interés general han de asumir su papel como referentes en la selección y organización de contenidos. Es precisamente en este contexto en el que las páginas webs adquieren una renovada función.

Lejos de su inicial objetivo de meros contenedores de información, la oportunidad de las páginas webs ahora reside en actuar como articuladores de contenido, seleccionando, ordenando, contextualizando y complementando la información. Su función es dotarla de sentido y estructurar sus relatos asociados creando entornos de conocimiento abiertos, plurales y dinámicos.

Atrás quedaron los tiempos en los que las webs eran concebidas como una mera traslación online del equivalente a una tarjeta de presentación profesional. La mayoría de las actuales páginas son entornos ricos en contenidos y funcionalidades a las que cualquier persona con conexión a Internet, desde cualquier lugar del mundo y en cualquier momento, podría potencialmente acceder.

Pero para que una página web sea accesible y comprensible desde parámetros tan diversos y generales es necesario haberla diseñado tras una profunda reflexión y una toma de decisiones muy precisa. Desde esta perspectiva, la llamada home o página de inicio de una web se plantea como un reto de extrema dificultad dado su carácter simbólico de presentación.

¿Qué son? ¿Para qué sirven? ¿Cómo ha de ser su diseño y servicios básicos? ¿Qué es lo que hay que contar en las páginas de inicio? Muy pocas organizaciones les dan el tratamiento que debieran pese a que constituyen un importante instrumento en términos de comunicación y marketing. Este artículo intenta proporcionar algunas pistas sobre qué esperar de ellas y cómo sacarles el mejor provecho en concordancia con los fines de las organizaciones que las impulsan.


Los tres falsos mitos más extendidos sobre las páginas de inicio

Existen numerosas creencias erróneas en relación a la naturaleza y función de las páginas de inicio. Estas son las tres que con mayor urgencia necesitan ser desterradas.

1. La página de inicio es la más importante de un sitio web

Esta idea es propia de quienes conciben Internet como un escaparate en el que solo con “estar” ya basta. Sin duda, la home es una página importante porque representa a la marca de la organización, pero no lo es tanto como en principio pudiera creerse. La razón de esto se explica en el siguiente punto.

2. Los usuarios acceden las webs a través de sus páginas de inicio

Este es un tipo de creencia propio de personas preocupadas por los contenidos pero con escasa experiencia en Internet, que tienden a concebir la home como si se tratara de la portada de una publicación en papel.

Sin embargo, está demostrado que los usuarios acceden a los contenidos de las webs a través de los buscadores, directamente a las páginas de lo sites que contienen contenidos relevantes a sus búsquedas y que aparecen en los buscadores porque están bien indexados (Vid. “Organizaciones y expertos para la gestión del conocimiento en Internet”).

Por tanto, es mucho más importante que los contenidos de una web se indexen bien, que su “portada” sea más o menos atractiva.

3. La regla de los tres clicks: la información no debe estar a más de tres clicks de navegación de la página de inicio

Según esta idea, la información debe proporcionarse en tan solo tres niveles de profundidad, por lo que la estructura web ha de ser eminentemente superficial. Este tipo de creencia es propia de aquellos que poseen ciertos conocimientos de usabilidad y accesibilidad web pero sin actualizar.

La realidad es que esta regla, anteriormente muy presente en los entornos profesionales web, ya ha sido descartada desde que se confirmó lo que se explica en el punto anterior. Por si fuera poco, la regla de los tres clicks se basa en la errónea asunción de que el único trayecto posible de navegación en una página web viene marcado por un orden secuenciado de niveles jerarquizado en base a un “árbol de contenidos”. Nada más absurdo a la hora de navegar en Internet.


Cuanto menos bulto, más claridad

Una de las páginas de inicio más frecuentes que se derivan de las tres falsas creencias anteriores, es la home con “logorrea informativa”. Esta clase de páginas intentan actuar como un índice-resumen de toda la web, por lo que ofrecen una sobreabundancia de opciones y contenidos que lejos de abrir un inmenso mundo de posibilidades, abruman al usuario y hacen que se paralice ante tal sobredosis de datos.

Frente tal maraña de información compitiendo por su atención, este termina por concluir que, bien por falta de tiempo, bien de capacidad, no le va a ser posible asimilar tal cantidad de información y, finalmente, desiste.

Este tipo de homes parten de la errónea presunción de que el usuario es incapaz de navegar sin perderse, ni de descubrir por sí mismo lo que quiere. Son páginas propias de organizaciones con actitudes paternalistas y tendentes a imponer su discurso sobre el usuario. El problema es que son frecuentemente confundidas con páginas “buenas” dada su gran cantidad de contenidos e información en un único espacio.

Aunque las homes han de ofrecer información por diferentes vías (menús, buscadores, destacados, etc.), han de hacerlo sin replicar la información para la que ya existen otras páginas en ese mismo site y sin multiplicar enlaces al mismo sitio.

A la cuestión de la cantidad se le suele unir la de la forma de estructurar la información. Otro de los errores más frecuentes es tratar de explicar la organización en función de cómo esta se gestiona internamente y no en base a lo que el usuario pueda necesitar o desear. Este importante defecto suele ser propio de webs pertenecientes a instituciones de gran tamaño, muy burocratizadas y que, lejos de hacer un esfuerzo de diálogo interno para comunicarse de forma usable y coherente, trasladan al usuario sus problemas internos.

A este problema también se suele unir el de la terminología empleada y, en general, la elección del tipo de lenguaje. Muchas páginas de inicio abusan de tecnicismos y referencias a departamentos o procesos internos de las organizaciones con escaso interés para el usuario web general.

De esta manera, solo el usuario experto comprende la distribución de contenidos sin tener que entrar en cada uno de los enlaces para ver qué hay. En esta línea, las últimas tendencias en webs tienden a explicar los contenidos en base a las acciones posibles por parte del usuario.

Así pues, el tradicional “Contacto” ha pasado a ser “Contacta”, el organigrama ha pasado a ser “Conócenos”, o el listado de los distintos departamentos ha dado paso a un “Explora”.

En otras palabras: la comunicación deja de tomar como referencia a la organización y se orienta al usuario en función de sus intereses y necesidades.


La sabiduría es discreta: el caso del Rijksmuseum

Rijksmuseum

No hay nada como una buena página de inicio promovida por una organización grande y compleja para comprender las ventajas (y dificultades) que ofrece una home eficiente. Un magnífico ejemplo es la página de inicio del Rijksmuseum de Ámsterdam en la que, a primera vista, destaca su sencillo y cuidado tratamiento gráfico.

Para un museo de artes visuales como es su caso, una imagen cuidada y de extraordinaria calidad ha de ser fundamental, puesto que el principal motor que impulsa a sus visitantes es precisamente el arte, una actividad en la que la estética desempeña un papel esencial.

Por otra parte y ante la tentación de mostrar “todo” lo que el museo posee en su maravillosa colección, este centro ha elegido una opción con mayor eficiencia y coherencia comunicativa: compartir inicialmente pocas imágenes, dejar tiempo al usuario para que se recree en su contemplación y confiar en que posteriormente quiera ver más.

Para que exista una buena home, la confianza es fundamental. Así el Rijksmuseum confía en la curiosidad e inteligencia de sus usuarios, su iniciativa y su capacidad de elección con una página de inicio valiente y arriesgada porque se abre a las posibles elecciones de su público.

Hay que destacar que las imágenes, un elemento nada banal en este site, son de igual calidad tanto en la home como en el resto de páginas. Este hecho muestra una honrada (y poco habitual) coherencia entre la página “escaparate” y lo que verdaderamente contiene. Lógicamente, el usuario no se sentirá defraudado a medida que continúe explorando los detalles de esta web.

El proyecto Rijksstudio: Make Your Own Masterpiece, que pone a disposición del usuario 125.000 imágenes que puede guardar, usar y manipular, ha recibido el premio Innovative/Experimental de 2013 en el congreso internacional Museums and the Web (el mejor a nivel mundial del sector), además del People’s Choice y el de Best of the Web.

Por si fuera poco, una de las tres imágenes seleccionadas está realizada por uno de los usuarios del museo. Con ello se destaca el importante papel que juegan los usuarios para este centro y se abre la puerta para que conozcan las muchas posibilidades de interacción que se les ofrecen en base a los contenidos de su colección.

Ante la magnífica experiencia de la home del Rijksmuseum, el usuario no podrá resistirse a explorar nuevas secciones a las cuales, dicho sea de paso, accede a ver en un único golpe de vista.

“Planifica tu visita”, “Colección” y “Sobre el museo” son las tres sencillas opciones que sintetizan de manera extremadamente eficiente toda la actividad de la institución. Gracias a su concisión el usuario tiene la sensación de que las puede abarcar todas, lo cual le anima a continuar indagando en los contenidos de la web sin sentirse, de entrada, abrumado o falto de capacidad.

Sin duda, el Rijksmuseum es una institución que acoge a sus usuarios a través de su página de inicio, atendiendo a sus necesidades y expectativas, seduciéndolos, incentivando su curiosidad, su creatividad, su capacidad de aventura y su participación. A través de su home este museo les da la bienvenida y les invita a que se encuentren como en casa, en su Home Sweet Home.

Publicado originalmente en: Compromiso empresarial, may-jun, 2013.


Lo 2.0 y el traje nuevo del emperador

La web social proporciona indudables oportunidades y beneficios, entre los que destaca potenciar el contacto y la comunicación entre las personas. Resulta lógico que esta característica dote a las redes sociales de un particular atractivo en las sociedades mediterráneas, tradicionalmente cimentadas en la socialización. Así pues, no es de extrañar que España sea el quinto país del mundo en penetración de estas redes, tal como concluye el estudio Global Digital Communication: Texting, Social Networking Popular Worldwide, realizado en 2011 por la organización norteamericana de análisis de tendencias, Pew Research Center.

A la vista está que España ha entrado en los entornos 2.0 con verdadera fruición, aunque esto no sucediera hasta que las principales plataformas fueron traducidas al español y la calidad y los precios de las conexiones a internet mejoraron notablemente. En cualquier caso, es ya un hecho que los españoles son usuarios experimentados de las redes sociales. Ahora lo que se impone es un análisis sobre la forma en la que las están utilizando.

El valor del cara a cara

En el artículo titulado “The Offline Executive”, los profesores Henry Mintzberg y Peter Todd argumentan que por mucho rango de alcance que proporcionen correos electrónicos, BlackBerrys, iPhones, Androids, iPads y similares; estos medios de comunicación jamás podrán sustituir a la interacción humana, en sus sutilezas, sus particularidades en cuanto a tonos de voz, sus gestos y su consecuente capacidad para generar confianza, compartir visiones y mejorar las comunidades. El riesgo que acarrea el uso exclusivo de dichas tecnologías para relacionarse entre las personas es -explican los autores- sustituir la profundidad en las relaciones por la mera amplitud. En otras palabras: aunque el número de conexiones crece, el de las relaciones humanas disminuye.

Podría pensarse que modelos comunicativos diseñados “en y para” anglosajones, deberían encajar con dificultad en otro tipo de sociedades como la española, en las que el encuentro físico entre las personas todavía tiene un papel destacado. Por ello, se puede prever que la rápida penetración de las redes en España esté produciendo un importante cambio en sus relaciones sociales.

Las redes han contribuido a una veloz homogeneización de los hábitos sociales a escala global, por lo que las punzantes intervenciones del artista Jay Shells realizadas en verano de 2011 en la ciudad de Nueva York, encajarían perfectamente en las urbes españolas. Shells instaló una serie de señales -fingidamente oficiales- en las que se leía el texto: Pay Attention While WalkingYour Facebook Status Update can wait(Preste atención mientras camina. La actualización de su estado en Facebook puede esperar) con la que llamaba la atención sobre el ensimismamiento frente a lo presencial que está causando una particular y obsesiva forma de utilizar las redes sociales.

Dicen que España es un país de extremos, por lo que no resulta extraño que tras el inicial retraso en el acceso a las redes sociales, ahora lo habitual sea no salir de ellas. Pero este “estar permanentemente conectado” comporta riesgos que es necesario considerar. Uno de ellos, es tener la falsa impresión de que “participar” en las redes es estar haciendo “algo”, es estar realizando un cambio social fáctico, cuando en muchos casos esta acción se limita a meramente comentar o suscribir ideas. Es en esta distorsionada sensación en la que se basan numerosas empresas de “Activismo 2.0” (véase “Activismo 2.0 y empoderamiento ciudadano en red (I)”). Sin embargo, no es lo mismo “decir” que “hacer”, tal como argumenta en el artículo “Los nuevos indignados” Carlos París, filósofo y presidente del Ateneo de Madrid: “…no basta con la protesta por más masiva que esta sea. Hay que organizarse y pasar a la acción”.

En este sentido, recientes fenómenos sociales nacidos al abrigo de las redes sociales -tales como el 15M- muestran importantes incoherencias, tal como Ricard Valls señala en su artículo, “Sociedad civil, indignados, ofendidos y humillados”:

La movilización on line, no se corresponde con la movilización en las plazas.La capacidad de movilizar del 15 M ha sido enorme (…) Pero nos hemos encontrado con un sistema asambleario en las plazas en las que tomaba decisiones una minoría ocupante, cuyas decisiones se han alejado progresivamente de aquellos miles y diversos que los apoyaron en twitter y en internet, mayoría virtual no siempre al corriente de la evolución de los hechos en las plazas.

Esta fractura todavía no resuelta entre lo online y lo offline es una de las razones por las que el llamado “Activismo 2.0” no termina de encontrar su lugar entre muchas organizaciones de acción social.

Medios ¿a medias?

Jaron Lernier, pionero de las tecnologías en red, ha incomodado a no pocos tecnófilos de lo 2.0 con su libro Contra el rebaño digital. Un manifiesto (Debate, 2011), que en su versión original presenta el sugerente título:You are not a gadget. A manifesto. En esta obra Lernier denuncia la actual exaltación de lo tecnológico que se impone de forma antinatural sobre lo humano y que muy gráficamente ha denominado “maoísmo digital”. El autor señala lo evidente: que internet se está volviendo un entorno aburrido y desinformado.

Lo que Lernier propone en este manifiesto no es atacar a la tecnología, sino utilizarla de forma equilibrada y pertinente, proponiendo a los usuarios de internet que disminuyan la velocidad de sus interacciones y que generen contenidos profundos, en lugar de simplemente llamativos. En capítulos con títulos tan atractivos como “An apocalypse of self-abdication” (Un apocalipsis de abdicación sobre uno mismo) o “Digital creativity eludes flat places” (La creatividad digital elude los lugares planos”), Lernier critica la forma en la que en internet se ha impuesto la abundancia frente a la calidad de los contenidos. A ello se suma la contraproducente manera en la que la tecnología se está imponiendo a las personas en la actual huída hacia adelante que protagonizan sus usuarios.

Lejos de ser esta una idea novedosa, desde hace muchos años autores como Nicholas Carr han venido alertando sobre los peligros de internet como forma única de conocimiento. Sus numerosos artículos críticos ante el tan parafraseado “wisdom of crowds” de James Surowiecki, ponen en cuestión la confianza radical en los contenidos generados por los usuarios y -como en el caso del celebérrimo artículo “Is Google Making Us Stupid? What the Internet is doing to our brains” (“¿Está Google volviéndonos estúpidos? Lo que Internet está haciendo a nuestros cerebros”)- han causado mucha polémica en pleno crecimiento de los entornos 2.0. Su último libro, The Shallows: What the Internet Is Doing to Our Brains, es continuador de tales argumentos y ha sido finalista en la categoría de no-ficción de los premios Pulitzer 2011.

Las redes sociales fomentan la rapidez en la interacción y la capacidad de síntesis. Pero mientras potencian la actitud reactiva de los usuarios, hacen que la introspectiva pase a un segundo plano, aplastada por el incesante flujo de información e interacciones. Por eso, muchas de las redes sociales desdibujan la importancia de la reflexión, la argumentación matizada y la capacidad de escucha.

El uso acrítico y radical de las redes sociales como vía única de acceso al conocimiento muestra el peligro de “tomar la parte por el todo”. Su rapidez en el uso y lo restringido de su extensión lingüística (140 caracteres en el caso de Twitter) incitan a prácticas poco reflexivas y demasiado superficiales por parte de los usuarios. Explicar, analizar, argumentar y debatir con matices, requiere tiempo y extensión. Lo contrario: restringe, homogeiniza el discurso y conduce a la acción por la mera acción. El pensamiento único y el totalitarismo son pues peligros latentes si no se acompaña la opción “me gusta” con plataformas y servicios con mayores posibilidades para los usuarios. La cultura es uno de los entornos más frágiles y perjudicados en este contexto.

El riesgo ahora es ir, del entusiasmo, al catastrofismo. No ha de extrañar que en los próximos tiempos vuelva el miedo al “monstruo tecnológico,” una constante en la humanidad al que remiten las conclusiones de textos de absoluta referencia como, La galaxia de Gutemberg, de Marshall McLuhan o La galaxia internet, del español Manuel Castells. La técnica ha desarraigado a los seres humanos, explicaba Martin Heidegger. Sin embargo, no hemos de renunciar a ella, sino aprender a utilizarla.

Cuatro recomendaciones para utilizar las herramientas 2.0 de manera satisfactoria

  1. Sea pertinente. No todas las herramientas y entornos sociales sirven para lo mismo. Así pues, evite explicar los detalles de una tesis doctoral en Twitter, o publicar noticias de última hora en Slideshare. Explore las características básicas de cada plataforma, las expectativas y costumbres de sus usuarios y utilícelas según cada caso. Así se asegurará un uso eficiente, ahorrará mucho tiempo y evitará la frustración típica de muchos usuarios inexpertos que culpan a las redes de sus propias carencias.
  1. Seleccione los contenidos y las fuentes. Una de las grandes ventajas de la web social es la posibilidad de recibir y compartir información de forma selectiva. Así pues, es posible elegir qué fuentes de información interesan y suscribirse a ellas, de manera que pueda optimizar su tiempo al leerñas. Si le produce ansiedad saber que no puede leerse todo lo que hay, sepa que eso ya les pasaba antes a los usuarios de las bibliotecas, así que lo que debería hacer es aprender a priorizar sus intereses.
  1. Defina y defienda su voluntad. No confunda el medio con el fin. Usted debería utilizar las redes sociales y no ellas a usted (por mucho que así lo intenten las empresas que las promueven). Si no quiere que sus datos personales aparezcan en ellas, no los de. Si no quiere que sus acciones sean notificadas, no las comparta. Si no quiere que “le roben” todo su tiempo libre, apague su ordenador y su móvil o, mejor todavía, no lo haga, pero distinga lo importante de lo superfluo y tome decisiones al respecto. La web social le da la oportunidad de escoger, así que hágalo sin trasladar esa responsabilidad a los demás o culpabilizar a terceros.
  1. Desconfíe de los que defienden que leer libros es mejor que “estar” en internet. Tanto los libros, como las páginas web, las escriben personas, por tanto sus contenidos al final presentan los mismos atractivos y garantías, así como los medios en los que se difunden (¿o es que pensaba que empresas como Facebook o Google no actúan de acuerdo a sus intereses comerciales?) Si considera que quienes están en internet no viven en la realidad, pruebe entonces con los efectos de leer un libro y verá que es también un poderosísimo vehículo de evasión. Este es el poder de los contenidos culturales. Lo que de verdad es importante es que sean contenidos de calidad, independientemente de sus formatos.

Publicado originalmente en: Compromiso Empresarial, nov-dic, 2012.


¿Dónde están tus modales? Las redes sociales, un contexto para el comportamiento corresponsable

Linus-Microsoft

La implosión de las redes sociales ha tenido un especial impacto en el sector de la comunicación y el marketing, que ha encontrado en los entornos 2.0 una magnífica oportunidad de desarrollo.

Tal ha sido la avidez con la que este sector se ha querido volcar en la web social, que incluso en algunos casos ha llegado a creer que las redes eran patrimonio de los intereses mercantiles de sus marcas, en lugar de un entorno propio de las personas. Y es que no es lo mismo poner un quiosco de caramelos en mitad de una plaza porque estas sean un importante punto de congregación de personas, que entender que comprar caramelos hace que las personas se congreguen e intercambien experiencias. Y esto es poco más o menos lo que algunas empresas y profesionales del marketing venidos al 2.0 están queriendo hacer creer a la sociedad: que son los inventores de las plazas.

No hay duda de que la web social ha supuesto un punto de no retorno para el marketing y que sus estrategias anteriores se han quedado profundamente antiguas. Un ejemplo de esta obsolescencia son las acciones push, basadas en infiltrar el mensaje de marca en un contexto de medios de masas mediante la fórmula de la interrupción publicitaria. En la actualidad, los medios de comunicación y sus “audiencias” se hallan inmensamente diversificados, por lo que las acciones publicitarias han de segmentarse según los distintos públicos objetivos y canales de distribución.

Ahora los usuarios y potenciales clientes deciden en qué entornos quieren estar y a qué contenidos se quieren suscribir. Son ellos quienes abren su propio quiosco mientras esperan que las marcas se pasen por su puesto a ofrecerles sus productos.

Podría decirse que la venta a domicilio ha vuelto, pero en versión online, y quien no llame a la puerta de los usuarios perderá irremediablemente cualquier oportunidad de llegar a ellos. Este temor ha provocado que muchas empresas y profesionales del sector hayan irrumpido muy precipitadamente en la web 2.0 mostrando una total falta de perspectiva sobre lo que realmente significa participar en las redes sociales.

Linux-Microsoft

“Si me llaman, di que no estoy”

Quienes trabajan en sectores sociales, culturales y educativos conocen bien los contextos de las personas y sus relaciones, así que es lógico que muchas de las actuales estrategias de marketing 2.0 les parezcan superadas y provoquen en ellos una profunda sensación de extrañeza e incomodidad.

Tras muchos años en los que las empresas y sus profesionales le han dado la espalda a “lo social”, en la actualidad están mostrando un mayor interés y se están lanzando a las redes sociales seducidos por la importancia que tienen en el mercado las acciones de las personas en Internet. Lo malo es que mayoritariamente lo siguen haciendo al margen del criterio profesional del sector especialista en las personas.

Implicarse en el trabajo basado en las personas (eso es lo que son las redes sociales) (Vid. El tercer sector se pone primero en el entorno del 2.0) requiere de un cambio de mentalidad, objetivos y requisitos que no todos están dispuestos a asumir. Un síntoma perverso de los actuales tiempos es la abundancia de los “profesionales del 2.0″ ocupados a plena jornada en potenciar su “marca personal” como si fueran un champú exhibiendo, sin embargo, estrategias push de lo más agresivas, anticuadas e inoportunas.

Pese a la vuelta del “puerta a puerta” virtual, los usuarios de entornos 2.0 no desean que les vaya a visitar cualquiera. Precisamente, una de las principales ventajas de estos entornos es que sirven para configurar de manera selectiva lo que se desea y no se desea recibir en función de gustos e intereses personales.

La ventaja que para las empresas supone que los usuarios manifiesten en las redes estas preferencias también debería ser entendida como una expresión implícita de lo que no quieren. Por eso, en entornos 2.0 los contenidos irrelevantes resultan profundamente molestos y las personas que los promueven, auténticos maleducados.

¿Cuántas veces sucede que en algún grupo de Facebook o Linkedin alguien introduce contenidos que en nada tienen que ver con los fines del grupo?; ya lo haga promoviendo una empresa, un evento o el último artículo de su blog. Esto es lo mismo que, por ejemplo, creerse con derecho a intervenir en una conversación ajena que sucede en una cafetería por el hecho de que esté teniendo lugar en un espacio público. Y es que la naturaleza pública y abierta de las conversaciones e intercambios que suceden en las redes no quiere decir necesariamente que tengan un carácter indiscriminado.

Mauro Entrialgo Interneteo y Aparatuquis

Del community manager, a las communities managing

Las redes sociales no son entornos de venta, sino de relación personal e intercambio selectivo. Quien no quiera entender y asumir esto, fracasará estrepitosamente. Así pues, fracasan quienes se hacen miembros de grupos con el único objetivo de promover sus actividades y engrandecer su ego.

Fracasan quienes cortan y pegan la misma información en todas las redes y grupos a los que se han unido, sin importarles el contexto en el que lo hacen y a quiénes se dirigen. Fracasan los que solo participan cuando les llega una alerta de que su marca/ nombre ha sido mencionado, sin prestar atención a lo que otros puedan o hayan podido decir sobre otros temas.

Fracasan los plagiadores y los que no dan crédito a las ideas, los descubrimientos y la información de los demás. Fracasan quienes permanecen aletargados en sus cuentas 2.0 y solo cuando las cámaras de los eventos con streaming en directo se encienden, resucitan súbitamente y –solo entonces– tuitean sin descanso deseosos de hacerse notar entre una audiencia convocada por terceros.

Fracasan los que envían peticiones de contacto afirmando falsamente que son amigos o compañeros, pese a ser conscientes de que quien lo recibe no les conoce de nada. Fracasan quienes pretenden instrumentalizar para un beneficio particular a los grupos de personas que se unen en las redes para perseguir un fin común.

Fracasan, en definitiva, quienes no entienden ni quieren entender que para obtener beneficio, gratitud y reconocimiento, es necesario dar tanto como se recibe. Esta es la verdadera esencia de los entornos sociales en Internet. Sí, la generosidad y el compromiso son dos de sus características.

Pero pese a que este tipo de comportamientos insolidarios estén definitivamente abocados al fracaso, los miembros de los colectivos online no pueden permanecer pasivos. No se puede callar y confiar en que el moderador o community manager borre lo inapropiado y amoneste a los spammers, ya sean estos profesionales o meros ignorantes del correcto comportamiento en comunidad.

La gobernanza de los entornos sociales es una responsabilidad colectiva que ha de recaer en todos los integrantes del grupo, en todos y cada uno. Lo contrario sería como ver tirar basura en la calle y convivir resignadamente con ella mientras se confía en que alguien la retire. Los usuarios de las redes sociales no pueden seguir pretendiendo que su comportamiento –ya sea pasivo o activo– es inocuo.

La falta de encuentros en persona con los demás no les exime de su responsabilidad social. La sociedad digital es “sociedad” al fin y al cabo, y la vida en comunidad se rige por principios no muy distintos a los de las relaciones offline.

Así pues, el empoderamiento online no es solo un privilegio de la sociedad digital, sino que también genera una responsabilidad para sus ciudadanos. Por eso, nadie debería permitir a spammers, trolls y ególatras en busca de parroquia que les adore, deteriorar la experiencia de los usuarios en las redes sociales.

Como sucede con todas las herramientas, su bondad y conveniencia solo depende del uso que se les dé. Un correcto uso de los entornos 2.0 contribuye a establecer mecanismos de relación entre las personas; equilibrados, innovadores y sostenibles. Las redes sociales dan a cambio el inmenso placer que se siente al compartir conocimiento en red.

Originalmente publicado en: Compromiso Empresarial. Enero-febrero, 2012


Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 82 other followers