Una dosis de Edupunk y social media en las humanidades (2)

Tribus en xornadasredes

(Continuación del artículo: “Una dosis de Edupunk y social media en las humanidades (1)”)

Afrontar una clase o una conferencia con personas que se juntan de forma aislada en el tiempo es muy distinto que la docencia con un grupo de estudiantes que se reúnen de forma periódica. En los casos de intervenciones aisladas es muy necesario trabajar en relación a las expectativas de lo que para la mayoría de las personas significa “asistir a una conferencia”: esperan escuchar -sentados- a una única persona que es la que se supone que transmitirá el conocimiento. De modo  que para que las personas que se congregan en torno a las conferencias no salgan terriblemente frustradas ante dinámicas “raras” de transmisión del conocimiento, es importante cubrir sus expectativas proporcionando ciertas dosis de lo que esperan y otras muchas de lo que no ;) Por eso mucho del tiempo de las jornadas presenciales celebradas el pasado verano en el Museo provincial do Mar de Lugo transcurrió al más puro estilo “conferencia magistral”, pero sólo aparentemente.

Trastocar el modelo de enseñanza magistral pasa por poner en práctica pequeños cambios subversivos, infiltrándolos dentro de formatos familiares en lo referente a estándares de aprendizaje y transmisión del conocimiento. Uno de esos elementos fue el hecho de que quienes asistimos a las jornadas presenciales no sólo ya nos conocíamos, sino que éramos un grupo. A diferencia de otro tipo de conferencias al uso, nosotros habíamos trabajado juntos durante la Fase 1 que transcurrió íntegramente en internet. Esto provocó que el encuentro fuera un re-encuentro entre conocidos por lo que las conversaciones animadas, las anécdotas y el intercambio se produjeron desde el primer momento. Esto sucedió porque todos ya pertenecíamos al grupo y la verdad es que es triste que pertenecer a un grupo y reunirse sea algo subversivo en la gestión del conocimiento. Está claro que hemos de cambiar muchas dinámicas docentes, más aún ante los entornos de participación 2.0.

Bienvenida a xornadasredes

Cuando las personas se sienten parte de un grupo están más abiertas a explorar nuevas situaciones de forma colectiva y eso es buenísimo para el aprendizaje porque ¿qué no es el conocimiento por aprender sino lo inesperado? Los participantes de xornadasredes llegaron al museo conociendo a los demás, formando parte de un grupo y sabiendo que se les había asignado un color pero sin conocer lpara qué les iba a servir esa información y que se desveló a su llegada. De esta manera, cada participante tuvo que -previamente a entrar en la sala- buscar su color y ponerse una pegatina identificándose como miembro de una de las 3 (+ 1) tribus que yo había definido en función de sus actividades profesionales.

La condición de pertenencia a una tribu (creador@s, gestor@s, investigador@s y voluntari@s) reforzaba las redes de afinidad/identidad definidas entre los asistentes según el oficio de cada uno. Pero estas convenciones terminarían por saltar en pezados al final de la jornada cuando tratamos el asunto de la participación en los entornos 2.0.

Dinámica de roles de participación online en xornadasredesGracias a que contamos con la experiencia compartida de la Fase 1, pude diseñar una dinámica de grupo en la que reflexionamos conjuntamente sobre cómo había sido nuestra participación en el grupo de Facebook “Educación, cultura y acción social en los social media“. La actividad comenzaba por escoger una pegatina (a lo sumo dos) que definiera, no quiénes decíamos ser nosotros, sino cómo nos habíamos comportado durante la fase online. Las opciones de participación entre las que escoger eran: creador@, conector@, analític@, conversador@, coleccionista, espectador@ e inactiv@.

Uno de los aspectos fundamentales de esta acción era que los participantes asumieran de forma pública su condición online, escogiendo una pegatina y poniéndola en un lugar visible al lado de lo que cada uno de ellos había dicho ser offline. El objetivo era reflexionar sobre su propia participación en internet y comprender que el comportamiento online de las personas tiene una dimensión pública que matiza su actividad offline: lo online y lo offline están conectados. Así sugieron numerosas combinaciones como: creador@s-espectador@s, investigador@s-inactiv@s o gestor@s-conversador@s, habiendo sólo un caso de creador@-creador@: Sabela.

UTribus y roles online en xornadasredesna vez escogida y puesta la pegatina, los participantes tenían que encontrar a sus homólogos, sus verdaderos iguales en relación a su impacto en el beneficio común del grupo, para crear un grupo de debate en el que compartieran detalles de cómo había sido precisamente su participación. Con ello buscada que se reflexionara sobre la pretendida cualidad colaborativa y “buenista” de los entornos 2.0 y el hecho de que su interés para los usuarios parte de cómo es la participación individual de cada uno de nostros. Si no hay participación, ni creación, ni conversación, ni información, ni análisis crítico; no hay interés.

Existen muchos artículos y estudios que analizan cómo es la participación en entornos 2.0, así que me podría haber limitado simplemente a contarlo: que los creadores son muy pocos y que los mirones son muchos, casi tanto como los inactivos. Pero los meros datos no significan nada si no se asocian con la experiencia y el conocimiento de las personas, así que lo que hicimos fue aprender siendo. Quizás por eso los comentarios surgidos después de los debates en grupo fueron de altísima calidad e interés, como pocas veces he visto en los muchos años que llevo dando clase. Así que luego lo celebramos, como no podía ser de otra manera, todos juntos y con una estupenda comida colaborativa 2.0 de por medio, que coincidió con la fiesta del marisco en la que no hubo, ni inactiv@s, ni espectador@s.

Dinámica de roles online en xornadasredes

Dinámica de roles online en xornadaredes

Grupo de analíticos conversarndo en xornadasredes

Grupo de inactivos conversando en xornadasredes

Comida colaborativa en xornadasredes

Comida colaborativa en xornadasredes


De cuando Youtube todavía era ciencia ficción en España

Con este vídeo comienzo a compartir la selección que proyecté durante las jornadas  Museos, as redes sociais como xeneradoras de cambios. Empiezo por el más antiguo, publicado en 2005 y que mientras era un auténtico viral es Estados Unidos, en España permanecíamos totalmente la margen de Youtube. La escasísima velocidad de descarga disponible en nuestro país por aquella época (no existía la banda ancha), unido a las increíbles tarifas de acceso a internet (más increíbles todavía que las de la actualidad, pues no había siquiera tarifa plana) y al hecho de que Youtube no estaba traducido al español; nos hicieron perfectos ignorantes del fenómeno que estaba suponiendo esta red social.

El vídeo protagonizado por los dos estudiantes chinos (Two Chinese Guys) desde su residencia universitaria de Estados Unidos tuvo tantísima acogida que no solo les hizo famosos en el mundo entero (que entendía inglés y tenía un ancho de banda decente), sino que además les convirtió en semihéroes en su país de origen donde incluso llegaron a tener un programa de televisión. Ellos han sido los precursores de los livdub con los que las empresas de publicidad “cool” nos han dado la paliza en los últimos años pretendiendo de ser “creativos”.

La auténtica frescura y la creatividad combinados con buenas dosis de humor y de talento han resultado ser infalibles en Youtube. Si además se añade una canción pegadiza y ligera, se obtienen magníficos vídeos como este. No puedo terminar esta entrada sin mencionar mi punctum barthesinano: el chico que permanece al fondo, estudiando o lo que sea, que demuestra tener una paciencia infinita con sus compañeros de cuarto.


Una dosis de Edupunk y social media en las humanidades (1)

Las conferencias están obsoletas: pertenecen a un modelo educativo basado en la transmisión de información, y no en el aprendizaje y la gestión del conocimiento. En la “Era Google” la información está al alcance de cualquiera (que tenga una conexión de ADSL, conozca idiomas y carezca de problemas de discapacidad), por lo que se podría afirmar que con alguna excepción relacionada con las reivindicaciones del open data, el problema con la información no es conseguirla, sino saber gestionarla, analizarla y asimilarla. De hecho, nuestra época se caracteriza por un exceso de información que no necesariamente de formación. Por eso es necesario subrayar la contradicción que supone tratar temas de participación social siguiendo un formato docente de clase magistral, más si además esta participación tiene que ver con los social media.

Susana, voluntaria tuitera en #xornadasredes

No puede haber verdadero aprendizaje sobre los social media sin una metodología que incluya la práctica online. Por esta razón un aspecto fundamental de las pasadas jornadas Museos, las redes sociales como generadoras de cambios fue su doble naturaleza teórica y práctica, además de su dimensión tanto online como presencial. Así pues, la fase inicial del curso sucedió íntegramente en internet.

La primera actividad online y práctica comenzó en el mismo proceso de la inscripción. Las personas que solicitaron asistir al curso presencial tuvieron que inscribirse a través de un formulario en internet y aportando además algo inusual en la mayoría de las jornadas presenciales gratuitas: su contribución activa. De esta manera, los solicitantes tuvieron que compartir información sobre cuál era su actividad profesional y por qué querían asistir al curso en una breve “Carta de motivación”. El conjunto de cartas fue posteriormente compartido de forma anónima con el resto de inscritos. De esta sencilla manera los participantes tuvieron la oportunidad de conocer con antelación a quienes irían a ser sus compañeros en la “sala de conferencias”. Esto les daba la oportunidad de compartir experiencias previamente entre ellos y acudir a la jornada presencial a encontrase con un grupo de personas con las que ya habían entablado relaciones: un grupo al que ya pertenecían.

Debido a la que la mayoría de las personas inscritas contaba con un perfil en Facebook, pensé que esta plataforma era la más adecuada para abrir un espacio de intercambio online que acogiera a personas interesadas en el tema, independientemente de si iban o no a asistir a las jornadas presenciales. Así surgió el grupo Educación, Cultura y Acción Social en los Social Media, que ha funcionado antes, durante y después de las jornadas presenciales y que continúa en la actualidad activo y abierto a la participación de personas interesadas en cómo las humanidades pueden trabajar de forma relevante con social media. En este grupo hay que destacar la actividad de tres personas ciegas (Pilar, José Urbano y Ángeles) que superando sus discapacidades están siendo capaces de interactuar con la ayuda de la incombustible Encarna.

Se buscan voluntarixs para xornadasredesAdemás del grupo de Facebook, se fueron abriendo perfiles en otras redes sociales a los que se fue incorporando el trabajo de voluntari@s participantes del curso. Estas personas tuvieron la oportunidad de compartir la construcción de la actividad, además de recibir asistencia y asesoramiento personalizado por mi parte, vía chat o correo electrónico.

El primer espacio que abrimos en redes sociales fue en Delicious, donde compilamos referencias en internet tanto de interés general sobre los temas del curso, como sobre la actividad profesional de los participantes. El objetivo de esta acción fue: prepararse de forma eficiente para el intercambio y la gestión del conocimiento, conocernos mejor antes de la jornada presencial y fomentar las relaciones personales y profesionales entre la comunidad de asistentes y la online. Los voluntari@s 2.0, Juan y Alexia, se encargan actualmente de gestionar la cuenta.

También creamos un usuario en Twitter @xornadasredes  y utilizando como referencia el hagshtag: #xornadasredes, tuiteamos las jornadas presenciales y mantuvimos la conversación. La conversación en este canal estuvo gestionada por otra estupenda voluntaria 2.0: Susana, a quien se puede ver en acción en la primera foto de este artículo.

Otro de los espacios de intercambio se creó en Flickr para compartir las fotografías realizadas durante las jornadas presenciales, así como otros materiales gráficos de interés. Para ello contamos con la colaboración de: Ana, José, Cristina y Mara.

Además de toda esta información en distintos formatos, también grabamos las jornadas presenciales en vídeo gracias a la colaboración de los voluntarios Juan y Jesús. De momento los vídeos ya están disponibles en el grupo de Facebook y próximamente serán volcados en Youtube.

DTribus de las xornadasredesespués del trabajo online -intenso, ilusionante y muy participativo- llegó el día de vernos las caras en el Museo Provincial do Mar de Lugo, en lo que no dejaba de ser un nuevo formato de intercambio para un grupo de personas que ya nos conocíamos. Comenzó así la Fase 2 del curso, con carácter presencial en su núcleo central, pero con extensión online gracias a la gestión simultánea de las cuentas de Facebook y Twitter que realizó Susana. Esta fase constituyó la continuación de lo que previamente había sucedido en internet, por lo que los participantes no podieron entrar en la sala de conferencias sin más, sino que tuvieron que identificarse poniéndose unas etiquetas que les identificaban como miembros de una tribu.

Las etiquetas se elaboraron gracias a la colaboración de Bassam y en base a la información sobre la actividad profesional de los participantes recogida en los formularios de inscripción. Gracias a lo que los participantes me habían contado de ellos mismos pude definir tres “tribus” que de manera aproximada les representaban a todos. Así la sala se fue llenando de creador@s, gestor@s e investigador@s; además de una cuarta tribu de élite, compatible con las otras tres: ¡voluntari@s! Lo que sucedió dentro, lo contaré en la segunda parte de este artículo “Una dosis de Edupunk y social media en las humanidades (2)”

Encontrando nuestras "tribus" antes de entrar a la sala en xornadasredes


Xornadas Redes: recursos online y programa completo

Xornadas Redes#xornadasredes está a punto de comenzar. Las inscripciones están cerradas, las plataformas 2.0 creadas y tanto inscrit@s como interesad@s están participando muy activamente en ellas. Por si fuera poco, un nutrido grupo de voluntari@s (offline y 2.0) comienza a colaborar en las tareas de organización y gestión. De hecho, uno de los principales objetivos del curso es ir más allá del prototípico formato de conferencia/mesa redonda y poder aportar un contexto que abarcara el antes, el durante y el después del desarrollo in situ del curso, donde las personas inscritas pudieran adquirir experiencia práctica e intercambiar conocimiento. Y es que, en social media, el movimiento se demuestra andando.

Además, estoy especialmente contenta con que se hayan matriculado varias personas ciegas. Pese a los miles de artículos proclamando el supuesto empoderamiento ciudadano que proporcionan los social media, lo cierto es que estos suponen una barrera añadida para las personas mayores y las que poseen algún tipo de discapacidad. Un reciente estudio realizado por Fundación Once, titulado “Accesibilidad de plataformas de redes sociales”, pone de relieve que las personas discapacitadas están discriminadas en estas plataformas porque se continúa sin crear proyectos que sigan criterios de diseño universal y se sigue sin programar de acuerdo a estándares de accesibilidad web. Está claro que todavía queda mucho que hacer para que verdaderamente podamos trabajar en red de forma verdaderamente inclusiva.

Discutiremos de todo esto y mucho más los próximos días 27 y 28  en los Museos Provinciales de Lugo, en los que no nos faltarán sendas comidas colaborativas así como un magnífico broche de oro: la Fiesta del marisco de Cervo. Entretanto, estamos en la red.

RECURSOS ONLINE:

Grupo en Facebook “Educación, cultura y acción social en los social media”: www.facebook.com/museodomar#!/groups/142745602480521

Canal en Twitter: http://twitter.com/xornadasredes

Canal en Flickr: www.flickr.com/photos/xornadasredes

Referencias y documentación: www.delicious.com/xornadaredes

Sobre la coordinadora: http://flavors.me/pilargonzalo

RECURSOS DA REDE MUSEÍSTICA:

BLOGS:

Museo de San Paio: http://museodomar.blogspot.com/

Museo do Mar: http://museosanpaio.blogspot.com/

Museo Pazo de Tor: http://pazodetor.blogspot.com/

FACEBOOK

Museo de San Paio: www.facebook.com/museodesanpaio

Museo do Mar: www.facebook.com/museodomar

Museo Pazo de Tor: www.facebook.com/museopazodetor

IVOOX

www.radioredemuseistica.tk

YOUTUBE

Museo de San Paio: www.youtube.com/user/museosanpaio

Museo do Mar: www.youtube.com/user/museodomar

Museo Pazo de Tor: www.youtube.com/user/museopazodetor

VIMEO

http://vimeo.com/redemuseistica

PROGRAMA

Museos, las redes sociales como generadoras de cambios

26 y 27 de agosto, 2011

Organiza: Rede Museística Provincial de Lugo

Dirigen: Encarna Lago, Gerente de los museos de Lugo y Pilar Gonzalo, Área Web del Museo Reina Sofía y redactora de la revista Compromiso Empresarial

Viernes 26, agosto – Museo Pazo de Tor

Mañana

(11:00 – 12:00 h) “Las Redes Sociales y su relación con los museos y centros de arte” – Araceli Corbo

(Descanso)

(12:30 – 13:30 h) “Museos y Redes Sociales: La delgada línea entre lo analógico a lo digital” – Rufino Ferreras

Comida colaborativa

Tarde

(16:30 – 18:00 h) Mesa Redonda: “Enredados na rede museística” – Encarna Lago, Antonio Reigosa, Araceli Corbo y Rufino Ferreras

Viernes 27, agosto – Museo Provincial do Mar de San Cibrao

Educación, cultura y acción social en los Social Media. Web 2.0 para ámbitos de naturaleza cualitativa con impacto a medio y largo plazo. Jornada teórico práctica a cargo de Pilar Gonzalo.

Mañana

(11:00 – 12:00 h) Especificidades de la producción humanística y la actividad empresarial.

(12:00 – 12:45 h) ¿Cómo funcionan las comunidades online?

(Descanso)

(13:00 – 14:00 h) Plan de Social Media: Escucha, Diseño estratégico, conversación.

Comida colaborativa (Fiesta del Marisco en San Cibrao)

Tarde

(17:00 – 18:00 h) Captación de fondos 2.0: crowdfunding e iniciativas web específicas.

(18:00 – 19:00 h) Valoración, medición y evaluación de proyectos educativos, culturales y sociales en entornos 2.0.


Querer es poder

Terminando de preparar el curso del próximo fin de semana en el Museo do mar de Lugo me he encontrado con este vídeo. Se trata de una versión del “Rolling in the Deep” de Adele que reúne en una sola pieza; talento, creatividad y la prueba de que si se tienen verdaderas ganas de hacer cosas, querer es poder.


Sin fines de lucro. Por qué la democracia necesita de las humanidades

Not for profit. Why Democracy Needs the Humanities.Para que luego digan que en Estados Unidos no hay pensamiento crítico… No me resisto a copiar íntegramente la reseña que la Càtedra Ethos Universidad Ramon Llull ha hecho del libro Sin fines de lucro. Por qué la democracia necesita de las humanidades, escrito por la estadounidense Martha C. Nussbaum. Una lectura (la del libro y la de su reseña) más que recomendable en estos tiempos de crisis en los que nos echamos las manos a la cabeza ante las consecuencias de la crisis “económica”. Mientras, otros debaten en el congreso por qué los jóvenes británicos (y los que no son británicos pronto lo harán) asaltan las tiendas en busca de televisiones de pantalla plana y ropa de marca.

En la página de Editorial Katz, encargada de la edición en castellano, se pueden leer más reseñas sobre el libro que, cuando menos, hacen reflexionar. A continuación, la mencionada reseña del libro (el subrayado es mío)

“Se están produciendo cambios drásticos en aquello que las sociedades democráticas enseñan a sus jóvenes, pero se trata de cambios que aún no se sometieron a un análisis profundo. Sedientos de dinero, los estados nacionales y sus sistemas de educación están descartando sin advertirlo ciertas aptitudes que son necesarias para mantener viva a la democracia. Si esta tendencia se prolonga, las naciones de todo el mundo en breve producirán generaciones enteras de máquinas utilitarias, en lugar de ciudadanos cabales con la capacidad de pensar por sí mismos, poseer una mirada crítica sobre las tradiciones y comprender la importancia de los logros y sufrimientos ajenos. El futuro de la democracia a escala mundial pende de un hilo”.

Estas apocalípticas palabras, pertenecen al último libro de Marta C. Nussbaum publicado por Katz editores: Sin fines de lucro. Por qué la democracia necesita de las humanidades. Originalmente publicado por la Universidad de Princeton, el libro trata como su título indica acerca de la peligrosa tendencia por parte de los gobiernos nacionales a descuidar dentro del panorama de estudios esas materias que por su contenido y metodología no son fácilmente aplicables a los intereses del mercado.

En este sentido Nussbaum afirma que hay dos clases de educación: la educación para el crecimiento económico y la educación para el desarrollo humano, pero en el fondo de esta división habita una idea que viene gestándose desde hace mucho tiempo: la substitución de la racionalidad integral por la racionalidad instrumental. Heidegger y su crítica de la técnica, Adorno y Horkheimer y su crítica a la Ilustración, Gadamer y su recuperación de las ciencias del espíritu, Benjamin, Apel, todos estos autores dedicaron toda su vida al mismo problema: la substitución de los fines por los medios, y la consiguiente pérdida de humanidad que ello conlleva.

En palabras de Nussbaum, las humanidades responderían a una clase de racionalidad que no se mide por su rentabilidad en términos económicos, sino por su “capacidad de desarrollar un pensamiento crítico; la capacidad de trascender las lealtades nacionales y de afrontar los problemas internacionales como “ciudadanos del mundo”; y por último, la capacidad de imaginar con compasión las dificultades del prójimo”. Las humanidades en este sentido apelan, como la misma palabra indica, a la humanitas, un concepto que puede reseguirse, cómo mínimo, hasta los tiempos en los que Sócrates obligaba a todo aquel que se le presentaba a no dar los argumentos por validos por el mero interés o por la mera opinión que suscitaban. De lo contrario, se trata de hacer ver cómo detrás del saber existe una dimensión que conecta con aquellos sentimientos más profundos que nos caracterizan como especie.

La tesis de Nussbaum es que los partidarios de la educación como crecimiento económico tienen miedo de las humanidades pues éstas promueven el cultivo y desarrollo de un tipo de comprensión, la comprensión crítica y reflexiva, que no puede pasar por alto las desigualdades y las diferencias, fenómenos que chocan frontalmente con la tendencia homogeneizadora del mercado. La vida, la salud, la integridad, la libertad política, la participación, la dignidad inalienable, son todos ellos aspectos de la educación humanista, una educación que apuesta por forjar ciudadanos informados, capaces de pensar más allá del consumismo y del status quo.

Pero no son únicamente los mercados los enemigos de las humanidades, también el nacionalismo lo es. Según Nussbaum el nacionalismo empaña toda forma de solidaridad, apostando por una clara división entre amigos y enemigos, entre aquellos que son como nosotros y aquellos que no. Algo que recuerda en parte a uno de sus artículos más famosos: „los límites del patriotismo‰, donde claramente se expresa una fuerte defensa de los valores cosmopolitas.

A partir de algunos ejemplos, principalmente el programa pedagógico de Rabindranath Tagore y la mayéutica socrática, este libro nos ofrece algunas de las claves que deberían integrar toda educación humanista: una teoría consistente de los sentimientos morales. Hay que aprender a dominar el narcisismo que habita dentro de nosotros o la repulsión hacia aquellos que sentimos diferentes. También cabe formar a los alumnos en las prácticas de la argumentación, “ya que esta actitud crítica revela la estructura de la posición que adopta cada uno, al tiempo que exhibe los preconceptos compartidos y los puntos de intersección que pueden ayudar a los ciudadanos a avanzar a una conclusión en común”. Una tercera característica es precisamente ese saber cosmopolita que catapultó a la autora al epicentro del foro filosófico mundial. Pensar en clave cosmopolita nos permite aprender más de nosotros mismos, avanzar resolviendo problemas que requieren cooperación internacional, reconocer obligaciones morales con el resto del mundo que de otra manera pasarían desapercibidas y finalmente nos obliga a elaborar argumentos sólidos y coherentes basados en las distinciones que estamos dispuestos a defender. En definitiva, la promoción de una educación cívica enfocada hacia el mundo entero, primer paso para una verdadera globalización de la democracia.

Por medio de ejemplos recogidos de sus propias experiencias en la India y Estados Unidos este libro apuesta por el cultivo de la imaginación como herramienta necesaria para que niños y mayores comprendan que el mundo no es algo que nos venga dado, sino que todos y cada uno de nosotros puede contribuir al bien común gracias a su íntima originalidad. Tener imaginación implica no aceptar lo que nos viene dado tal y como se nos aparece, antes que eso imaginar “se vincula estrechamente con la capacidad socrática de criticar las tradiciones inertes o inadecuadas y le brinda a esa capacidad un soporte fundamental”.

Perder las humanidades significa, a ojos de Nussbaum, devaluar la democracia, exponer a las nuevas generaciones a los riesgos de caer en un pensamiento único perfectamente capaz de hacer resucitar las peores pesadillas totalitarias. Si bien la lucha no está del todo perdida todo apunta a que efectivamente la capacidad crítica de nuestros alumnos es cada vez menor. Este libro es un alegato en contra de ello, un grito en la oscuridad hacia una Europa que ha perdido sus valores fundacionales y un golpe sobre la mesa para que se recuperen algunos de los valores pedagógicos que han permitido conseguir las cuotas de libertad y de igualdad de las que ahora gozamos. Olvidar las humanidades significa olvidarnos y nadie sabe que terribles consecuencias puede conllevar este hecho en el futuro.


Educación, cultura y acción social en los Social Media

Hoy se abre el plazo de inscripción para asistir al Curso teórico-práctico: “Educación, cultura y acción social en los Social Media” que se celebrará en el Museo do Mar de Lugo el próximo 27 de agosto. La actividad se inscribe dentro de las I Xornadas: Museos, as redes sociais como xeneradoras de cambios, organizadas por el Área de Cultura de la Diputación de Lugo y que he dirigido conjuntamente con Encarna Lago, Gerente de la Red museística de Lugo.

En el curso se reflexionará de forma colaborativa sobre cómo las herramientas y entornos 2.0 pueden impulsar proyectos culturales, sociales y educativos de forma eficiente y apropiada a su naturaleza cualitativa con impacto a medio y largo plazo. La asistencia es gratuita pero el aforo está limitado a 40 personas. Si deseas asistir deberás cumplimentar el formulario de inscripción.

 

Fundamentos:

La superación de la denominada “Brecha digital” en ciertas generaciones y países ha contribuido de manera diferencial al actual empoderamiento ciudadano en internet. A ello se une la creciente implantación de herramientas 2.0 y la masiva participación ciudadana en las plataformas sociales. Sin embargo, no hay que olvidar que pese a la forma en la que se han impulsado las recientes revueltas del mundo árabe o el movimiento ciudadano 15M surgido en nuestro país, los movimientos sociales no surgen de las redes, sino que provienen de una tradición anterior ajena a internet y consolidada en las sociedades democráticas: el activismo ciudadano y la acción social de las organizaciones no gubernamentales.

Esta fuerza social tradicionalmente impulsada por personas y organizaciones ajenas a los grupos de poder político y económico, ha sido rápidamente percibida por las empresas y posteriormente por los poderes políticos, que enseguida han diseñado estrategias de movilización de las personas acordes con sus intereses. Ejemplos como la campaña de Barack Obama en 2008, la masiva actividad de las empresas en las redes sociales, o el último crecimiento exponencial de las plataformas de crowdfunding; han puesto de manifiesto que las reglas del impacto y la movilización social han cambiado.

Sin embargo, la cultura y la educación no pueden ser gestionadas en base a los mismos parámetros que los de las empresas y los poderes políticos, aplicando sus mismas estrategias, indicadores y formas de valoración que últimamente se han instalado como referencia de “lo que hay que hacer”. Así pues, hay que promover sistemas de comunicación, marketing, medición y evaluación en los entornos 2.0 apropiados a la naturaleza de las actividades culturales, sociales y educativas, distintos a lo que actualmente circula como tendencia dominante de buenas prácticas sobre  en las redes sociales y la web 2.0.

Metodología:

La jornada se plantea con la voluntad de ser útil de forma muy práctica a los asistentes para que no se limiten a ser meros receptores de teorías generales sobre lo que otros hacen. Así pues, se requiere que los participantes sean contribuyentes activos, compartiendo experiencias y aportando soluciones al conjunto de inquietudes del grupo.

El curso trabajará con técnicas participativas los conceptos que se explicarán al inicio de cada sesión, aplicándolos sobre los propios proyectos e inquietudes planteados por los asistentes en sus “Cartas de motivación”. Para ello es fundamental que el grupo de participantes conozca este conjunto de puntos de vista de los demás previamente a la asistencia al curso. Con este propósito, las  “Cartas de motivación” de cada participante inscrito se darán a conocer entre los seleccionados anteriormente a las jornadas presenciales; para que puedan leerlas, reflexionar sobre ellas y conocer al resto de personas del grupo con las que colaborarán en la jornada presencial. Así cada persona podrá contribuir mejor al conjunto y entre todos se podrá profundizar más deprisa en los detalles que marcan las diferencias de valor.


Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 87 other followers